¡De la teta al Quijote, nene! por Ludovico Pasamonte

¡De la teta al Quijote, nene! por Ludovico Pasamonte
Titulo del libro : ¡De la teta al Quijote, nene!
Fecha de lanzamiento : May 15, 2014
Autor : Ludovico Pasamonte
Número de páginas : 73

¡De la teta al Quijote, nene! de Ludovico Pasamonte está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Ludovico Pasamonte con ¡De la teta al Quijote, nene!

Ludovico Pasamonte, hijo de un escritor frustrado enfermo de depresión crónica y una traductora milanesa, nació y se crió en Madrid, siendo el benjamín de seis hermanos, en un ambiente de extrema pobreza, hasta el punto que nació con raquitismo debido a la desnutrición de su madre, y durante su infancia padeció verdadero hambre, a pesar de vivir en una gran urbe supuestamente llena de recursos. Ludovico Pasamonte sintió desde muy joven la llamada de la vocación literaria, y se entregó de lleno a escribir poesías y relatos que destacaban por su marcado contenido social. Sin embargo sus obras fueron rechazadas por las editoriales y pasaron inadvertidas en diversos certámenes literarios, una y otra vez, durante una década. Trascurrido ese tiempo, Ludovico, profundamente desengañado, tomó la drástica resolución de quitarse la vida, ahorcándose en el salón de su casa, donde le encontró unas horas después Lucy, su novia, con la que vivía en un humilde apartamento del centro de la ciudad desde hacía varios años. Ludovico, que se sentía muy identificado con el escritor romántico Mariano José de Larra, se suicidó un trece de febrero, a los veintisiete años de edad, para emular a su paisano, que había hecho lo mismo en 1837. Conmocionada por la terrible pérdida que había sufrido, Lucy, su pareja, regresó a Nueva York, su ciudad natal, decidida a reivindicar el nombre y la obra del hombre al que aún amaba ciegamente. Como se sentía muy agraviada con todo lo que sonase a español, pues no podía olvidar que a Ludovico le había matado la total indiferencia que había recibido en España como pago por sus obras, en las que él había puesto en el alma, Lucy, que había estudiado filología hispánica en la Columbia University, se consagró a la tarea de traducir al inglés las obras de Ludovico. Luego las autopublicó en Amazon, obteniendo enseguida una respuesta fabulosa, que ella ni siquiera se había atrevido a soñar. Hasta el punto que en poco tiempo Ludovico Pasamonte se hizo famoso en los más prestigiosos círculos poéticos de Estados Unidos, recibiendo el apodo de “el poeta maldito”. Así que, como reza el dicho popular, nadie es profeta en su tierra. Aunque en este caso se ajustaría más a la realidad si en el refrán sustituimos la palabra “profeta” por “poeta”. Esperemos que ahora sus compatriotas devuelvan a Ludovico Pasamonte lo que le negaron en vida. Y que esta aparición en Amazon de sus obras, que han conquistado las Américas y regresan a España y al mundo hispano refrendadas por el éxito cosechado en el Parnaso norteamericano, sirva para que su gente le tribute por fin ese reconocimiento que él buscó en vano durante una década.

¡De la teta al Quijote, nene!, es un poemario autobiográfico, en el que Ludovico desgrana, con humor satírico y corrosivo, las etapas esenciales de su infancia, que determinaron la formación de su carácter y su vocación de escritor. Se trata de un conjunto de sonetos que se ajustan a los cánones clásicos en todo menos en el número de sílabas de cada verso, que son diez en lugar de once, lo cual tiene su explicación, como el poeta reconoce en su último poema, que aquí reproducimos:

Mis versos con aire de soneto
tuyos son. ¡Te entrego su secreto!
¿Ves? Con esta rima pareada
tengo a la estupidez mareada.

¡Lo sé! ¡De la convención reniegas!
¿Acaso con la panoplia pegas?
Apócrifo, escribí a tu medida,
susurrando esta verdad gemida.

¡Ay, como buen niño descarriado
tan sólo diez sílabas te encajan!
Once emplea el poeta remirado.

Así tus anhelos mejor viajan
a lomos de ese Fénix alado,
¡ay, cuando a Fatalidad barajan!