LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO: A LOS HIJOS DE HIRAM Y OTROS CONSTRUCTORES por FRANCISCO ASCANIO

LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO: A LOS HIJOS DE HIRAM Y OTROS CONSTRUCTORES por FRANCISCO ASCANIO
Titulo del libro : LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO: A LOS HIJOS DE HIRAM Y OTROS CONSTRUCTORES
Fecha de lanzamiento : October 23, 2017
Autor : FRANCISCO ASCANIO
Número de páginas : 197

Obtenga el libro de LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO: A LOS HIJOS DE HIRAM Y OTROS CONSTRUCTORES de FRANCISCO ASCANIO en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

FRANCISCO ASCANIO con LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO: A LOS HIJOS DE HIRAM Y OTROS CONSTRUCTORES

En las Ordenes Iniciáticas, la construcción del templo hace referencia al trabajo que ha de hacer el iniciado para poder extraer todo el potencial divino que existe dentro de sí. En la Masonería, el Templo de Jerusalén es tomado como modelo simbólico para guiar esa labor, y dentro de sus elementos componentes las dos columnas dispuestas a la entrada sugieren al que viene de afuera a cerca de un requisito para que pueda comprender la realidad trascendente, de la que ha de darse cuenta a medida que progresa en su entrenamiento dentro del templo.
A las dos columnas se le asocian varias ideas, pero a efectos del aprendizaje hacen referencia a los dos modos que tiene el hombre de conocer la realidad: lógica e intuición. Por ser exactas en tamaño y proporción, señalan que debe haber un equilibrio entre ambos modos de adquirir conocimiento.
Aristóteles, filósofo griego, conociendo las tendencias del hombre de Occidente alertó: “Educar la mente sin educar el corazón no es educar absolutamente”. Muchos no estarán de acuerdo y la causa se debe a que se piensa que corazón es sinónimo de “emocionalidad”. En esoterismo, corazón la mayoría de las veces hace referencia al centro del Ser, donde mora Dios.
La Inteligencia del Corazón es intuición, percepción directa de principios eternos que el individuo puede aplicar a la solución de problemas particulares y al perfeccionamiento de su control sobre el medio ambiente; resulta de la unión de la consciencia personal con la del Yo Interno. Un hombre sabio resumió así el necesario equilibrio entre lógica e intuición: “Al que busca con la cabeza le son dadas a conocer las preguntas. Al que busca con la cabeza y con el corazón le son dadas a conocer las preguntas y las respuestas”.
Este libro tiene como objetivo principal dar a conocer un método de enseñanza y adiestramiento que da importancia por igual a los dos modos de conocer la realidad. No es una invención del autor, fue concebido por el fundador de la Orden donde recibió la iniciación en los Misterios Menores y durante treinta y un años lo ha aplicado a la edificación de su propio templo. Compartiendo con otros las diversas disciplinas que lo conforman a través de cursos vivenciales, en los cuales han participado un poco más de siete mil personas a lo largo de sus veintitrés años de labor como docente.
Para erigir un templo hay que dominar el “arte de construir”, y en el caso de la Masonería ese conocimiento se remite a la construcción del Templo de Jerusalén, aunque se reconoce que el origen de la tradición se remonta mucho más lejos en el tiempo, más allá incluso de los gremios y corporaciones de constructores medievales.
Es importante conocer la fuente de donde los padres de la Masonería aprendieron la técnica del arte de construir, porque es muy posible que si se remite a una fuente secundaria, derivada de la original, en el camino hayan quedado olvidados conocimientos acerca del arte, útiles y necesarios para su aplicación en el presente. Para los efectos, se plantean argumentos que vinculan el origen de la tradición masónica con la Kabaláh Hebrea, cuya cuna posiblemente se encuentra en el Reino de Sumer, en Mesopotamia, unos cinco mil años antes de la era cristiana.
La Kabaláh Hebrea tiene como herramienta principal de trabajo el Árbol de la Vida, mapa simbólico del universo, al que recurre el autor para explicar la formación del mundo y también al proceso por el cual las ideas del Creador se transforman en materia. Además, el Árbol es también el modelo que ha sido adoptado por las Ordenes Iniciáticas de Occidente para el diseño de sus templos y, a la vez, tomado como referencia para configurar el sistema de grados a través de los cuales ha de transitar el iniciado paso a paso hasta su ingreso a los Misterios Mayores y el subsiguiente progreso hasta la Consciencia Cósmica.